PDFImprimirE-mail

Reglamento de Amparo gremial

PRIMERO: El amparo gremial ante el Directorio de la Asociación Nacional de Magistrados de Chile tiene por fin dar protección a los(las) asociados (as) cuando se atente contra su independencia y, en general, cuando se realicen actos que signifiquen una afectación de la dignidad de la función judicial, para decidir los casos sometidos a su conocimiento, por actos o hechos arbitrarios o ilegales, sean éstos ejecutados por órganos internos del Poder Judicial, o por órganos, entes o personas ajenas al mismo.

SEGUNDO: La protección de la independencia interna de los (las) jueces (juezas) se otorgará cuando el atentado referido en el artículo anterior se manifieste por la vía de un procedimiento disciplinario en que no se respeten las garantías un debido proceso; de calificaciones anuales manifiestamente arbitrarias; y cuando se ejerzan presiones por otros miembros de la judicatura sobre las cuestiones que corresponda decidir a los jueces en el ámbito de sus atribuciones.

TERCERO: La protección de la independencia externa de los jueces y juezas tendrá lugar cuando los atentados en contra de aquella se ejecuten por personas, órganos o entes extraños a la judicatura, ya sea por vías de hecho ejercidas en la persona del magistrado, o ya sea por vías institucionales en los casos en que estas últimas no sean las que correspondan para impugnar una decisión jurisdiccional.

CUARTO: El asociado o la asociada que estime que se encuentra en alguna de las situaciones descritas en los artículos que preceden, requerirá al amparo mediante comunicación dirigida por cualquier medio al Presidente del Directorio Nacional o a cualquiera de sus miembros. El requerimiento podrá efectuarse también en su favor por la Directiva Regional a la que pertenezca o por un mínimo de 10 asociados de la misma regional. En estos casos, recibida la denuncia, se recabará la opinión del asociado o asociada afectado (a) y el  Directorio Nacional podrá perseverar en la acción tutelar cuando el interés general lo aconsejare, aún contra la voluntad de aquél o aquella.

QUINTO: Una vez presentada la solicitud de amparo, una comisión del Directorio integrada por el Presidente, el Secretario General, el Vice-Presidente; en ausencia de éstos, por el Tesorero, el pro tesorero, u otros directores; o por quienes les subroguen, deberá resolver de la manera más expedita posible y dentro de un plazo que no exceda de 48 horas, contado desde la recepción, si se admite a tramitación o se desestima. En este último caso, la resolución será fundada y deberá ser comunicada al requirente por un medio fidedigno y expedito, quien podrá apelar de la misma ante el Directorio, dentro del plazo de cinco días de recibida la comunicación de inadmisibilidad.

Si el caso lo ameritare, podrá oírse a la persona u órgano que fuere sindicado en la denuncia como sujeto pasivo de la acción. En este caso la resolución que se pronuncie sobre el amparo solicitado, deberá expedirse dentro de 72 horas, evacuado o no que fuere dicha información.

SEXTO: Admitida a tramitación la solicitud, si a juicio de la mayoría del Directorio los antecedentes adjuntados por el requirente son suficientes para conceder el amparo, se adoptarán de inmediato las medidas de protección que se estimen necesarias.

SÉPTIMO: Si los antecedentes no resultan bastantes para otorgar desde luego el amparo, se recabarán de la asociación regional a que pertenezca el o la requirente. Si el atentado que se denuncia proviene de órganos, entes o personas ajenas al poder judicial, tales antecedentes se recabarán por el Directorio por los medios que resulten más adecuados y expeditos.

OCTAVO: Una vez reunidos los antecedentes necesarios para resolver (con excepción del caso previsto en el artículo sexto), el Directorio resolverá por la mayoría de sus miembros en ejercicio conceder o denegar el amparo solicitado. Dicha decisión se comunicará al amparado en la formas indicada en artículo quinto.

NOVENO: Las deliberaciones y acuerdos que se adopten en conformidad a los artículos que anteceden podrán efectuarse a través de correos electrónicos u otro medio tecnológico que permita el registro de lo actuado.

DÉCIMO: Resuelto favorablemente el amparo, se redactará una comunicación por el Secretario General, y firmada por el presidente, reclamando ante quien corresponda el respeto de las garantías del debido proceso disciplinario, o requiriendo el acatamiento de la independencia del juez respectivo, en su caso.

Lo anterior es sin perjuicio de que el Directorio acuerde otras acciones tendientes a dar una pronta y eficaz protección al (a la) amparado (a).

Modificado con fecha 10 de octubre de 2014, Convención de Magistrados de Arica.